AÑO LITURGICO
AÑO LITURGICO
 
ORA ET LABORA
IGLESIA UNIVERSAL
IGLESIA EN MEXICO
IGLESIA EN SAN ANTONIO
DOCUMENTOS IGLESIA
SACRAMENTOS
EUCARISTÍA DIARIA
STMO. SACRAMENTO
EL SANTO ROSARIO
LITURGIA DE LAS HORAS
ORACIONES
STMA. VIRGEN MARIA
ORACIONES Y REFLEXIONES EN POWER POINT
SANTORAL
VIDA DE SANTOS
APOSTOLES Y EVANGELISTAS
ARCANGELES Y ANGELES
REFLEXIONES
ORDEN BENEDICTINA
LITURGIA
VASOS SAGRADOS
VALORES MORALES
FAMILIA
AÑO LITURGICO
FESTIVIDADES
ADVIENTO
NAVIDAD
CUARESMA
SEMANA SANTA
RESURRECCIÓN
VIRTUDES
COMENTARIOS
FIELES DIFUNTOS
COLABORACIÓN
CONTACTANOS
CALENDARIO LITÚRGICO
imagen
La celebración del Año Litúrgico es la vivencia de la vida de Cristo, todas sus etapas desde su nacimiento hasta su muerte.
____________________________________________
- El Año Litúrgico, origen y significado

- Empezar un Año Litúrgico

- Adviento

- Navidad

- Epifania

- Tiempo ordinario

- Cuaresma

- Semana Santa

- Resurrección

- Pascua

- Tiempo ordinario

_________________________________________
El Año Litúrgico, origen y significado
imagen
La celebración del Año Litúrgico es la vivencia de la vida de Cristo, todas sus etapas desde su nacimiento hasta su muerte.

Origen del Año Litúrgico.

Las fiestas cristianas han surgido paulatinamente a través de los siglos. Estas nacen de un deseo de la Iglesia Católica de profundizar en los diversos momentos de la vida de Cristo. Se comenzó con la fiesta del Domingo y la Pascua, luego se unió Pentecostés y, con el tiempo, otras más. Los misioneros, al evangelizar, fueron introduciendo las fiestas cristianas tratando de dar un sentido diferente a las fiestas paganas del pueblo en el que se encontraban. La Iglesia tomó de algunas fiestas paganas las formas externas y les dio un contenido nuevo, el verdadero sentido cristiano.

La primera fiesta que se celebró fue la del Domingo. Después, con la Pascua como única fiesta anual, se decidió festejar el nacimiento de Cristo en el solsticio de invierno, día en que numerosos pueblos paganos celebraban el renacimiento del sol. En lugar de festejar al “Sol de Justicia”, se festeja al Dios Creador. Así, poco a poco, se fue conformando el Año litúrgico con una serie de fiestas solemnes, alegres, de reflexión o de penitencia.

La liturgia es la manera de celebrar nuestra fe. No solo tenemos fe y vivimos de acuerdo con ella, sino que la celebramos con acciones de culto en las que manifestamos, comunitaria y públicamente, nuestra adoración a Jesucristo, presente con nosotros en la Iglesia. Al vivir la liturgia, nos enriquecemos de los dones que proceden de la acción redentora de Dios.

La liturgia es el conjunto de signos sensibles, eficaces, de la santificación y del culto a la Iglesia. Es el conjunto de la oración pública de la Iglesia y de la celebración sacramental.

Liturgia viene del griego leitourgia, que quiere decir servicio público, generalmente ofrecido por un individuo a la comunidad. El Concilio Vaticano II en la “Constitución sobre la Liturgia” nos dice:

“La liturgia es el ejercicio del sacerdocio de Jesucristo. En ella, los signos sensibles significan y cada uno a su manera, realizan la santificación del hombre y así el Cuerpo místico de Jesucristo, es decir, la Cabeza y sus miembros, ejerce el culto público íntegro"

La liturgia es la acción sagrada por excelencia, ninguna oración o acción humana la puede igualar por ser obra de Cristo y de toda su Iglesia y no de una persona o un grupo. Es la fuente de donde mana toda la fuerza de la Iglesia. Es la fuente primaria y necesaria de donde deben beber todos los fieles el espíritu cristiano. La liturgia invita a hacer un compromiso transformador de la vida, realizar el Reino de Dios. La Iglesia se santifica a través de ella y debe existir en la liturgia por parte de los fieles, una participación plena, consciente y activa.

Cada celebración litúrgica tiene un triple significado:
1. Recuerdo: Todo acontecimiento importante debe ser recordado. Por ejemplo, el aniversario del nacimiento de Cristo, su pasión y muerte, etc.
2. Presencia: Es Cristo quien se hace presente en las celebraciones litúrgicas concediendo gracias espirituales a todos aquellos que participan en ellas, de acuerdo a la finalidad última de la Iglesia que es salvar a todos los hombres de todos los tiempos.
3. Espera: Toda celebración litúrgica es un anuncio profético de la esperanza del establecimiento del Reino de Cristo en la tierra y de llegar un día a la patria celestial.

El Año Litúrgico es el desarrollo de los misterios de la vida, muerte y resurrección de Cristo y las celebraciones de los santos que nos propone la Iglesia a lo largo del año. Es vivir y no sólo recordar la historia de la salvación. Esto se hace a través de fiestas y celebraciones. Se celebran y actualizan las etapas más importantes del plan de salvación. Es un camino de fe que nos adentra y nos invita a profundizar en el misterio de la salvación. Un camino de fe para recorrer y vivir el amor divino que nos lleva a la salvación.

Los Tiempos Litúrgicos
El Año Litúrgico está formado por distintos tiempos litúrgicos. Estos son tiempos en los que la Iglesia nos invita a reflexionar y a vivir de acuerdo con alguno de los misterios de la vida de Cristo. Comienza por el Adviento, luego viene la Navidad, Epifanía, el bautismo del Señor. Tiempo ordinario, Cuaresma, Semana Santa, Pascua, Tiempo Pascual, Pentecostés, Tiempo ordinario y termina con la fiesta de Cristo Rey.

En cada tiempo litúrgico, el sacerdote se reviste con casulla de diferentes colores:

Blanco significa alegría y pureza. Se utiliza en el tiempo de Navidad y de Pascua.

Verde significa esperanza. Se utiliza en el tiempo ordinario.

Morado significa luto y penitencia. Se usa en Adviento, Cuaresma y Semana Santa.

Rojo significa el fuego del Espíritu Santo y el martirio. Se utiliza en las fiestas de los santos mártires y en Pentecostés.

-* El Adviento: tiempo de espera,de conversión, de esperanza. Preparación para la Navidad. Espera y preparación para la segunda venida de Jesús al final de los tiempos.

Tiempo de espera para el nacimiento de Dios en el mundo. Es recordar a Cristo que nació en Belén y que vendrá nuevamente como Rey al final de los tiempos. Es un tiempo de cambio y de oración para comprometernos con Cristo y esperarlo con alegría. Es preparar el camino hacia la Navidad. Este tiempo litúrgico consta de las cuatro semanas que preceden al 25 de diciembre, abarcando los cuatro domingos de Adviento.

Al terminar el Adviento, comienza el Tiempo de Navidad, que va desde la Navidad o Nacimiento, que se celebra el 25 de diciembre y nos recuerda que Dios vino a este mundo para salvarnos.

Durante el Adviento, Navidad y Epifanía se revive la espera gozosa del Mesías en la Encarnación. Hay una preparación para la venida del Señor al final de los tiempos.

La Epifanía se celebra cada mes de enero y nos recuerda la manifestación pública de Dios a todos los hombres. Con la fiesta del Bautismo del Señor concluye el Tiempo de Navidad.

Terminando el Tiempo de Navidad comienza el Tiempo ordinario hasta inicio de Cuaresma. En tiempo ordinario del Año Litúrgico, no se celebra ningún aspecto concreto del misterio de Cristo. En ambos tiempos se profundizan los distintos momentos históricos de la vida de Cristo para adentrarnos en la historia de la Salvación.

-* La Cuaresma ha sido, es y será un tiempo favorable para convertirnos y volver a Dios Padre lleno de misericordia, si es que nos hubiéramos alejado de Él, como aquel hijo pródigo Lc 15,11-32

La Cuaresma inicia con el Miércoles de Ceniza y se prolonga durante los cuarenta días anteriores al Triduo Pascual. Es tiempo de preparación para la Pascua o Paso del Señor. Es un tiempo de oración, penitencia y ayuno, tiempo para la conversión del corazón.

La Semana Santa comienza con el Domingo de Ramos y termina con el Domingo de Resurrección. En el Triduo Pascual se recuerda y se vive junto con Cristo su Pasión, Muerte y Resurrección.

El Domingo de Pascua es la mayor fiesta de la Iglesia, en la que se celebra la Resurrección de Jesús. Es el triunfo definitivo del Señor sobre la muerte y primicia de nuestra resurrección. El Tiempo de Pascua es tiempo de paz, alegría y esperanza. Dura cincuenta días, desde el Domingo de Resurrección hasta Pentecostés, que es la celebración de la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles. En esta fiesta se trata de abrir el corazón a los dones del Espíritu Santo.

Después de Pentecostés sigue el Segundo tiempo ordinario del año litúrgico que termina con la fiesta de Cristo Rey.

El eje del Año Litúrgico es la Pascua. Los tiempos fuertes son el Adviento y la Cuaresma.

Durante el Adviento, Navidad y Epifanía se revive la espera gozosa del Mesías en la Encarnación. Hay una preparación para la venida del Señor al final de los tiempos: “Vino, viene y volverá”.

En la Cuaresma, se revive la marcha de Israel por el desierto y la subida de Jesús a Jerusalén. Se vive el misterio de la Muerte y Resurrección de Cristo: “Conversión y meditación de la palabra de Dios”.

En el Tiempo Pascual se vive la Pascua, Ascensión y Pentecostés en 50 días. Se celebra el gran domingo: “Ha muerto, vive, ¡Ven Señor Jesús!

En los tiempos ordinarios, la Iglesia sigue construyendo el Reino de Cristo movida por el Espíritu y alimentada por la Palabra: “El Espíritu hace de la Iglesia el cuerpo de Cristo, hoy”

Fuentes: Calendario Litúrgico - Pastoral. Catholic.net
_____________________________________________
Empezar un Año Litúrgico
Con la celebración de el primer Domingo de Adviento, empezamos un Año Litúrgico; en el iremos acompañando los misterios de la vida de Jesucristo, preparándonos para volver a celebrar y vivir su primera venida entre nosotros, la proclamación de su mensaje de vida y salvación en hechos y palabras…

A los que participan en las celebraciones de nuestra comunidad, sea un hecho asumido por todos y con una profundidad que llene de sentido.

El Adviento es un tiempo en que comenzamos a hacer nuestra lista de regalos para la Navidad… también nos debemos preparar para recibir el único regalo que no merecemos y que tanto necesitamos: EL DEL NIÑO JESÚS.

La venida histórica de Jesús sucedió hace más de dos mil años y esa venida se hace de nuevo presente para nosotros en la celebración de la Eucaristía. ¡Que el Señor nos ayude a provechar este tiempo de espera y de preparación , que es el Adviento!

Colaboración de Salvador López Ruiz
____________________________________________
Tiempo ordinario
Este tiempo es de la fiesta del Bautismo del Señor hasta el inicio de Cuaresma.
_______________________________________________
Cuaresma
Es un tiempo de oración, penitencia y ayuno. Es tiempo para la conversión del corazón.
_______________________________________________
Semana Santa
Se recuerda y se vive junto con Cristo su Pasión, Muerte y Resurrección.
_______________________________________________
Resurrección
La Resurrección de Jesús, es el triunfo definitivo del Señor sobre la muerte y primicia de nuestra resurrección.
_______________________________________________
Pascua
El Tiempo de Pascua es tiempo de paz, alegría y esperanza.
______________________________________________
Tiempo ordinario
Com el último domingo del tiempo ordinario, concluye el Año Litúrgico, la Iglesia celebra la solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo, fiesta instituida por S. S. Pio XI.

Es una de las fiestas más importantes del calendario litúrgico, porque celebramos que Cristo es el Rey del Universo. Su Reino es el Reino de la verdad y la vida...

La solemnidad de Jesucristo, Rey del universo, nos invita a repetir con fe: "Venga tu Reino"

Jesucristo, Rey del Universo "Rey de reyes y Señor de señores" Ap 19, 16

"Yo soy Rey. Para esto nací, para esto vine al mundo, para ser testigo de la Verdad" Jn 18, 36-37
____________________________________________